9 de agosto de 2019

Ubud

Felicidades mami!! (siempre en mis pensamientos)

Hoy dormimos mejor, ¡Yeah! Desayunamos, cada día nos parece más deficiente…. Ya hemos probado todas las versiones de huevos jejeje Jugamos un rato al “Sushi go” y me preparo para ir a la clase de yoga.

Voy tranquilamente haciendo fotos y videos, disfrutando mucho de este momento para mí. Una vez pago la clase me pongo a bichear el centro de yoga, es de una tranquilidad maravillosa y realmente una pasada. La clase que he elegido es de “Gentle Yoga”, es una clase relajada, a base de estiramientos sobre todo. Una hora de clase que la disfruto un montón aunque reconozco que me cuesta entender a la profe. Cuando salgo de clase me están esperando mis chiquis.

Decidimos almorzar algo en el centro ya que son casi la 13. Tardan mucho en atendernos, Juank un curry suave de verduras, Lola arroz y yo me tomo un bowl de avena. Salimos casi a las 15, damos un paseo y nos vamos al hotel a descansar un rato. Esta tarde queremos hacer excursión al Palacio y está lejos.

A las 17 emprendemos la aventura, vamos por la calle cercana al Monkey Forest ya que queremos hacer algunas compras antes. Antes de llegar a la calle hay dos monos en la carretera, cual es nuestra sorpresa que al pasar Juank al lado uno de l@s mon@s se le sube a la mochila. ¡Qué susto nos pegamos tod@s!! Lola y yo que estamos detrás no nos atrevemos a pasar y esperamos a que pase más gente para colarnos entre tod@s. Ya pasados l@s mon@s vemos que un perro que está por la calle (en este pueblo hay cantidad de perr@s) sale como un tiro hacia el mono macarra, ya se lo conoce…. Cuando estamos en terreno tranquilo Juank nos enseña que el/la mon@ le ha hecho un pequeño arañazo en el brazo. No le sangra pero yo me agobio un poco, Juank dice que está tranquilo.

Seguimos paseando y hacemos algunas compras antes de llegar al Palacio. Teníamos intención de visitar el Palacio y ver la actuación de baile Balinés. Pero cuando llegamos resulta que ya no se puede visitar el Palacio si no es para ver los bailes. Decidimos no entrar ya que creemos que Lola se puede aburrir e incluso agobiar y la verdad son unos euretes…. Hacemos algunas compras más, conseguimos unas lamparas balinesas muy bonitas para el salón, una preciosidad la verdad…

Hoy le toca elegir a Lola sitio para cenar, decide repetir el sitio de la primera noche, Kafe. Buena elección ya que de los sitios en los que hemos estado es el más guay y en el que mejor hemos comido.

De vuelta al hotel hacemos entrar a Juank al centro médico que hay de paso. Le miran y aunque es un rasguño muy leve al final le pichan la antirábica y además nos llevamos dos inyecciones más con hielo que se tendrá que poner el día 13 y el día 16…

Llegamos al hotel casi a las 23, hacemos las maletas y a dormir pegajosos… mañana nos ducharemos, hoy la noche y la energía ya no nos da para más…. ZZZZZzzzzz

10 de agosto de 2019

Ubud- Lovina

Dormimos regularás, noche de desvele agggg….. Nos levantamos a las 7:45, duchas necesarias 😉 y bajamos a desayunar. Hoy probamos la tortilla, es lo único que nos queda por probar en formato huevo del hotel. Ayer compramos un pastel de choco y banana que nos tomamos tan ricamente, un pelín dulce pero rico.

A las 9:30 nos recoge Bun en el hotel y partimos hacia Lovina. La carretera y los paisajes son sencillamente espectaculares, arrozales verde y mas verde. La carretera es estrecha y en algunas zonas de infarto.

Primera parada en el templo de Pratan. Está nublado pero aún así las vistas son muy bonitas. El templo a tope de turistas persiguiendo la foto. Un holandés muy majete se ofrece a hacernos unas fotos y de paso aprovecha a practicar su español (que son tres palabras jajaja). La carretera está llena de monos que según Bun son muy agresivos. Con esos ya tenemos experiencia…

Segunda parada, unas cascadas, Gigit. Muy bonitas y explotadas turisticamente ;-). Hay unas niñas vendiendo pulseras para la “school”. Las regalamos la bolsa de lápices de colores que llevábamos en la maleta y se ponen tan contentas.

Llegamos a Lovina a las 14, nos despedimos de Bun. Aunque vuelve a los 5 minutos a traernos las vacunas que nos las habíamos dejado en el coche ¡OMG! El hotel tiene buena pinta, Puri Bali Hotel, la habitación está limpia y es muy grande. El baño también desproporcionadamente grande. El bungalow está justo en frente de la piscina, ¡guay! Nos vamos a comer en frente de la playa, que está a 100 m del hotel. Elegimos un restaurante justo en el paseo marítimo. Nasi Goreng para Juank, spaguettis para Lola y para mí un crep de verdura. Regado claro está con una Bintang grande. Por aquí la Bintang la tienen tamaño de 1/3 ó una más grande que es como el doble. Nosotr@s con una grande para los dos vamos apañándonos, además no tienen mucho alcohol por lo que se bebe muy bien. La comida rica y muy barata, no llega a 15 euros con cerveza grande incluida.

Volvemos al hotel y nos damos un baño que nos despeja y refresca. La piscina es muy bonita y es una gozada tenerla a la puerta de nuestro bungalow. Una vez despejados, decidimos quedarnos en la pisci. Lola en remojo y nosotr@s de relax.

A eso de las 17:30 nos vamos a la playa a ver la puesta de sol. Vamos con las gafas y tubos de snorkel pero el mar está muy turbio. Juank y Lola se bañan y yo me quedo de tranquila contemplación en la orilla. Me quedo haciendo fotos y charlando con los que se me sientan al lado ;-). Por aquí la gente es así se ponen a hablar contigo en cualquier sitio, se sientan contigo y te preguntan donde estas alojado, de donde eres, cuantos días vas a estar… Por la mañana me enrollé a hablar con un tipo que vendía piedras, ahora por la tarde  otro que vende excursiones de delfines. Aunque te estén vendiendo no es como cuando vas por la calle que son más insistentes, esta gente son más elegantes. Vamos que un día me estoy haciendo mi pandi en Lovina. La puesta de sol hoy no ha sido completa del todo ya que estaba un poco nublado pero aún así es espectacular.

Nos vamos dando un paseo a buscar un cajero. Nos fijamos en un sitio para cenar que también se llama Kafé. Luego veremos en el hotel que es el primer sitio recomendado de la Lonely Planet. Volvemos al hotel y nos damos otro baño en el hotel, que guay! Estamos sol@s! Nos duchamos y salimos a cenar. Kafé resulta ser un restaurante muy chulo por dentro con muchos cuadros muy coloridos de figuras representativas (Gandhi, Nelson Mandela…), tienen una zona de artesanía y souvenirs para comprar. Colaboran con una ONG de niños, el dinero que sacan lo utilizan para comprar sillas de ruedas. Nosotr@s alguna cosilla compramos. Nos sentamos en una mesa huyendo de la mesa cercana a la cocina 😉 que es algo ruidosa por estar cerca de la carretera. La comida muy rica aunque no muy abundante lo que pedimos.

De vuelta al hotel tranquilamente a ZZZZzzzzz……

11 de agosto de 2019

Lovina

Abrimos el ojo a eso de las 9. Hemos dormido tod@s muy bien. Vamos a desayunar y si pensábamos que no se podía desayunar peor pues ¡¡sí se puede!!. Sólo tostadas con huevos o pancakes, el café parece que tiene cereales por la cantidad de posos :-X

Dejamos el bolsón de ropa en la lavandería y nos vamos a buscar un café mejor. La cafetería tiene varios tipos de café, Juank pide un Caffelatte que está bueno y yo un “Longblack” para poder añadir mi leche de avena. No está muy bueno la verdad…Una tostada con mantequilla de pan que está solo pasable… y un zumo de naranja no muy rico. Nos sentamos en la ventana y las vistas te hacen agradecer mucho de lo que tienes… (motos con familias enteras, familias con niñ@s sin cascos, niñ@s pidiendo, gente muy pobre….). Ventanas que te acercan a otras realidades de la vida. Lola sale en dos ocasiones a dar algo de dinero a los niñ@s que están pidiendo.

Vamos a buscar un cajero, mi tarjeta no funciona para sacar… se ha desmagnetizado. Volvemos al hotel dando un paseo. Baño en la piscina y relaxxx….. Escribimos, leemos, nos bañamos y nos vamos a comer algo.

Si no fuera por darla algo sólido a Lola creo que con un poco de fruta a mediodía aguantábamos hasta la noche. Vamos a comer, Lola pide una pizza y nosotr@s unos smoothies y lo que pensábamos que era fruta fresca y que resulta ser otro smoothie. Ya lo sabemos para próximas que la fruta fresca es fruit salad. Disfrutamos de la tranquilidad, Lola escribe y dibuja… Cuando terminamos volvemos al hotel a descansar un ratito más en horizontal.

Por la tarde baños y volvemos con la cámara grande a ver la puesta de sol. Se vuelven a poner nubes por debajo y no nos deja disfrutarla en todo su apogeo. Con mi comida tan ligera estoy que me da un perreque….

Nos duchamos y salimos a buscar el Thai al que vamos a ir a cenar esta noche. Resulta ser un sitio con comida muy rica pero que tardan una eternidad y además nos traen otro plato totalmente distinto al que hemos pedido para Lola. Yo me tomo un PadThai, ¡OMG!

Vuelta al hotel tranquilamente, Lovina es un sitio de lo más tranqui, no hay mucho turisteo y es muy agradable el poder pasear sin encontrarte hondonadas de gente.

Estos días de vacaciones a las 21:30-22 estamos ya leyendo y algun@s ZZZZzzzz……

12 de agosto de 2019

Lovina-Meganjang-Lovina

Hoy toca excursión de buceo. El día anterior la contratamos con el hotel donde nos alojamos. Madrugamos para desayunar ya que el bus nos recogerá a las 8:30. A las 7:30 en píe, preparamos nuestras cosas. Desayunamos todos crepes, en el hotel resulta ser lo más decente, junto con la papaya que está ummmm 😛

A las 8:30 nos recogen, nos llevan al centro de buceo a coger el material. Nosotr@s únicamente cogemos aletas. Nos habían dicho que llegar a Meganjang nos llevaría 1 hora y tardamos casi 2 horas. Hay mucho tráfico y muchos niñ@s por la calle vestidos de uniforme escolar desfilando. La gente está en la calle esperándolos para verles pasar. Al parecer están ensayando para el día 17 de agosto que es el día de la independencia de Holanda aquí en Indonesia.

Una vez en Meganjang, vamos al baño antes de subir al barco. Resulta ser de los peores letrinas en las que hemos entrado. Cogemos el barco y en 15-20 minutos estamos en el primer punto de buceo. El agua está muy fresca. Estamos como una hora aprox, es sitio es muy bonito, con miles de peces de todos los colores, corales, estrellas de mar… A Lola se le clava la mascara y a mí me hacen daño las aletas por lo que vamos volviendo al barco para poder quitárnoslas. Al parecer con la mascara que lleva Lola al bajar por la presión se te pega más a la cara. Al subir al barco el mareo es importante…. Todo el mundo prefiere comer en el barco, yo hubiera bajado a la isla a verla pero es cierto que hace mucho calor. Seguimos camino al siguiente punto de buceo, la zona de corales, está cerca. Vas nadando por una pared de corales donde a la derecha tienes los corales y a la izquierda el mar profundo. Se nota el agua fría en algunas zonas. Lola y yo nos salimos antes. El resto está casi media hora más. Cuando vuelven tod@s, con las mismas a la orilla nuevamente.

Nos ponemos algo seco en las duchas del horror y al coche de vuelta. Aquí no paran de pitar al conducir, tienen este protocolo de paso y algunos conductores abusan más de pitar que otros. El conductor que nos lleva hoy no para de pitar y pitar…. Y se hace agotador…”pi pi pi” Llegamos al hotel casi a las 17.

Dejamos las cosas y nos vamos a tomar un smoothie a la playa. Juank y Lola se van al hotel a bañarse y yo me quedo comprando algo de fruta para alegrar el desayuno al día siguiente. La mujer a la que compro la fruta me llama la atención que bendice el dinero cuando lo recibe. Como no tiene cambio se va a buscarlo y me deja sola con su cesto de verduras y con su monedero con el resto de dinero. También hablo con una mujer de un puesto de ropa, me da mucha pena pero sinceramente no necesito nada y por lo tanto no compro nada. Vuelvo al hotel cojo la camara de fotos y me voy a hacer alguna foto más del atardecer, es una pasada…

Ducha, ración de antimosquitos y a cenar…. Antes de ir al restaurante paramos a comprar otra libreta y una lápiz para Lola. Repetimos en el restaurante Kafé. Lola pizza margarita, Juank plato indonesio variado y para mí un Goda Goda. Resulta ser un arroz con unos wraps vegetales en una salsa de cacahuetes con tofu y seitan.

Volvemos dando un paseo, sacamos dinero y vemos una salamandra en el cajero de unos 20 cm que nos deja impactados y algo más….. jejeje A las 21:45 tod@s en la cama. Lola se duerme en minutos. El día ha sido muy largo….. ZZZzzzz..

Mañana cambiamos de zona.

13 de agosto de 2019

Lovina-Tulamben

A las 9 estamos desayunando. Hoy tenemos fruta fresca de la que compré ayer por la tarde, nos lanzamos con el mango (r í q u i s i m o!!!) Recogemos la habitación y a las 10:30 nos recoge el taxista. El taxista resulta ser un “acelerado”, pita y pita sin parar y hace unos adelantamientos de infarto. Le damos un toque y se suaviza un poco.

Llegamos al hotel a las 12:30, justo las 2 horas que nos habían dicho. La carretera resulta ser muy chula, tramos verdes con muchos arrozales. Pasamos por poblaciones realmente pequeñas. Por aquí no te cansas de mirar por la ventana y ver todos las cosas distintas que te esperan fuera. El hotel está un poco alejado de todo… Kubu Indah Dive & Spa Resort. No tienen preparada la habitación, por lo que nos vamos a dar una vuelta por el hotel que tiene pintaza. El hotel resulta tener salida directa al mar y dos piscinas pequeñas. No hemos visto un jardín más cuidado nunca. Hamacas muy cuidadas y puf para sentarte de colores. Centro de buceo dentro, restaurante y chiringuito para bebidas y cocteles. Nos vamos hacia el restaurante y cuando vamos a pedir nos dicen que ya está la habitación preparada.

La habitación es un bungalow muy cuqui, nos han puesto una cama adicional. La habitación es más pequeña de la que venimos pero está bien y limpia. Colocamos las cosas y nos bajamos a la pisci a darnos un bañito. Nos secamos y vamos a picotear algo al restaurante. Lola hamburguesa, Juank un plato indonesio y para mí una ensalada de verduras crudas con un dip muy rico.

Hace tremendo calor por lo que nos vamos a la habitación a pasarlo con el A/C. Lola se ve una peli y nosotr@ un poco de lectura y ZZZzzzz… Cuando nos levantamos volvemos a la piscina a seguir leyendo, escribiendo y remojándose Lola. A mí ahora no me llama el agua, está algo fresca… Hago unas fotitos y nos subimos a duchar. Queremos ir a un warung que hemos visto en google map por la orilla pedregosa de la playa. Juank y Lola ya habían ido por la tarde a investigar el camino y se van los dos en zapatillas de deporte. Yo me aventuro en chanclas! ¡Qué tiene la vida sin un poco de emoción! 

Llegamos en 10 minutos, está super oscuro y las olas rompen a nuestro lado casi…. En el warung estamos sol@s. Nos toca esperar pero merece la pena la cena. Nasi Goreng con noodles para Juank y para mí, el de Juank con seafood y el mío con verduras. Lola unos espaguetis con seafood. Todo está riquísimo. Volvemos por el mismo sitio, la marea no ha subido demasiado y podemos pasar. La vuelta se nos da muy bien y en un periquete estamos otra vez en el hotel.

Hay cantidad de salamanquesas, algunas bastante gorditas… Donde hay una pared clara allí están ellas 😉 Cuando nos vamos a acostar vemos que una se ha colado en la habitación. No le decimos nada a Lola pero ella no tarda mucho en verla.. A Lola la da miedo y se viene hacia nuestra cama, no la pierde de vista. En un momento me dice que la salamandra está por el suelo, me levanto e intento cazarla para echarla fuera. Cuando la voy a coger, la corto el rabo sin querer ¡Ahhh!! Y el rabo se sigue moviendo sola.. ¡Ahhh!. Al final consigo sacarla sano y salvo pero sin cola….

Dormimos los tres en la misma cama, cama supletoria solitaria y pagada para nada.. jajajajaj ZZZZzzzzz……

14 de agosto de 2019

Tulamben

La noche se me hace movidita, me cuesta dormir y hace mucho calor. En la habitación hay aire acondicionado pero no nos gusta encenderlo, ponemos un ventilador de techo pero hace mucho ruido (como un moscarón constante). Lola se viene a la cama y para rematar me levanto al baño y sorpresa! Algo no me ha sentado bien y mi cuerpo es un grifo de salida 🙁

Me despierto a las 5:30 y ya no me vuelvo a dormir. Juank se va a bucear a las 7. Me quedo tonteando con el móvil hasta que se despierta Lola a eso de las 8. Aunque sigo con la tripa regularás desayuno como si nada. Pido algo ligero. Fruta, zumo y unas tostadas con mantequilla. Me lanzó también con el café… Mañana atacaré el bowl de muesli.

Cuando terminamos nos subimos a la habitación a pintarnos las uñas. Después de nuestra sesión de manicura y pedicura nos atrincheramos debajo de una sombrilla de la piscina. Escribimos y leemos tranquilamente. Lola también está haciendo su cuaderno de viaje….¡Qué mona! Yo sigo con la tripa reguleras, Lola quiere jugar con las raquetas pero yo no me atrevo, no me encuentro nada bien. Paso la mañana como buenamente puedo, me he tomado un paracetamol y voy aguantando el tirón. Nos subimos a la habitación y a eso de la 13:30 bajamos para que Lola coma algo, yo desde luego no voy a comer NADA. Creo que me está subiendo la fiebre. Juank llega mientras estamos esperando la comida y yo aprovecho para irme a tumbar.

Ya no abandonaré la cama en toda la tarde. Bueno sí me bajo a darme un baño en la piscina que está fría para que me baje la fiebre. Me duelen hasta las pestañas, me dan pinchazos en las articulaciones por partes, las muñecas, las piernas, las lumbares… la cabeza… vamos que estoy echa un ocho. Paso toda la tarde entre 37,5-38 y aguanto hasta las 21 para enchufarme otro paracetamol, me estallan las lumbares. Duermo regular pero consigo que baje la fiebre, aunque me vuelve a subir… A las 8 me despierto medianamente bien…

15 de agosto de 2019

Tulamben

Bajamos a desayunar y yo después de 24 horas de no comer nada me atrevo con un muesli y algo de fruta. Cuando termino me da un mareo que no me atrevo ni a volver sola a la habitación. Ya en la habitación otra vez me tumbo y me vuelvo a dormir 2 horas más. Me despierto a las 11:30 y me bajo con mis chiquis a la piscina. Me doy un baño y me empiezo a encontrar mejor aunque la tripa me duele mucho. Vamos a comer y me lanzo con un sándwich. Juank también se está pasando a la comida menos condimentada… 😉

Volvemos a la habitación y me quedo otras dos horas planchada ZZzzzz… vaya manera de dormir ayer y hoy, a ver quien duerme esta noche :-X Son casi las 18 y nos bajamos ya a oscuras a la pisci, hoy hay luna llena. Soy incapaz de sacar una foto decente a la luna llena… Se la ve tan bonita, pero la intentas plasmar en una foto y fiuuu se aleja, será que tenemos que disfrutarla así en el momento :-D. Lola se pega un super baño con máscara de snorkel incluida. Hay un chaval también en la pisci, está dentro de la piscina y viendo una peli o jugando al móvil. En fín… que locuras de móviles, que nos quedará por ver?… Y con la luna tan maravillosa que hay esta noche.

Juank se va a una zona de hamacas que no habíamos probado todavía y se arranca con un smoothie de mango, yo le doy un trago y poco más, todavía no tengo cuerpo de smoothie. Cuando volvemos a la habitación ya tenemos a nuestras amigas las salamandras en la fachada, alguna es hermosota y reconozco que yuyu me da… Ducha y a cenar!

Aquí los planes son muy limitados, no hay pueblo cerca y que el cuerpo no me acompaña así que nos limitamos a las instalaciones del hotel. Y que menos mal que me ha pasado aquí que se está muy a gusto ¡oiga! Con el estomago como lo tengo me apetece solo comida occidental, pido unos espaguetis napolitana la mar de sosos, Juank y Lola unos calamares a compartir “cami cami”. Lola no quiere comer mucho, creo que como me ve a mí comer poco ella se solidariza 😉

Con las mismas a la habitación a ZZZZzzzz…. aunque a mí hoy me costará horrores pillar el sueño, no es de extrañar con los siestorros que me he pegado (¡¡qué me quiten lo bailado!!) Una vez pillo sueño casi a las 24 del tiron hasta las 6:50.