2 de agosto de 2019

Moralzarzal-Singapur

Llegamos al aeropuerto on time. Hemos pillado algo de tráfico pero la verdad que hemos aparcado a la primera y fenomenal en la calle principal y a 100 m del metro.

Tenemos suerte para facturar, nos coge una chica por banda que nos lleva a un mostrador a parte y en un momento estamos libres.

Ahora ya más ligeros pasamos los controles de acceso y nos vamos directos a comernos los bocatas. He preparado unos bocadillos haciendo limpia en la nevera y la verdad que han quedado la mar de resultones (tortilla de calabacín, hummus, ensalada de pepino… un popurri 😉 ) Lola y Juank se toman un helado y nos vamos hacia la puerta de embarque. El avión sale con retraso de casi una hora y vemos que perdemos la conexión a Singapur.

Llegamos a Londres muy justos pero super justos conseguimos entrar en el avión.

Ya están embarcando cuando llegamos a la puerta…vamos por los pelos entramos (nuestras maletas no sabemos) .

Volamos con British Airways y nos esperan por delante 13 horas y media.

Aunque el vuelo es largo se nos pasa bastante bien, embarcamos a las 21 y al rato nos ponen algo de cena. Entre que hemos terminado y nos lavamos los dientes nos dan las 23:30. Vemos una peli (Bohemian Rapsody), leemos y dormimos casi 6-7 horas. Cuando quiero mirar el reloj ya nos quedan sólo 2 horas para llegar!! La verdad es que en este vuelo he pasado bastante frío. Me he puesto en el pasillo y con pantalón corto la verdad que me he pasado la noche intentando taparme.

3 de agosto de 2019

Singapur

Ya en Singapur nos pasamos más de una hora en la cola de inmigración, vaya con el mejor aeropuerto del mundo….. Nos han mandado un mensaje diciendo que nuestras maletas no han podido embarcar y que nos avisaran cuando estén en el aeropuerto. Menos mal que somos gente precavida y llevamos encima siempre una muda. Otro español que está en la misma situación que nosotr@s nos avisa que nuestras maletas llegaran una hora más tarde finalmente, por lo que aunque nos toque esperar un poco más en el aeropuerto al menos nos las llevaremos encima. Entre lo que nos hacen esperar en inmigración al salir casi casi ya tenemos nuestras maletas. Yuhhhuuu!! Rumbo a la city, sacamos dinero en un cajero del aeropuerto.

Compramos las tarjetas “Tourist Pass” (30 usd cada una, luego cuando devuelves la tarjeta te reembolsan 10 usd). El metro se nos da fenomenal, es muy cómodo y está todo perfectamente indicado. Los tiempos de espera son mínimos.

El hotel resulta estar a la puerta del metro, ¡genial!. Strand Hotel. Es un poco cutre, la habitación es muy simple, la moqueta está bastante sucia y el baño viejo y se sale el agua al ducharnos.. en fin es lo que hay por el precio que hemos pagado. Que aunque nos ha costado casi 80 euros la noche, aquí en Singapur está tirado para la zona en la que está. Por lo que calidad-precio-ubicación compensa.

Metemos lo necesario en la mochila y con las mismas nos vamos a investigar la ciudad. Vamos directamente a Marina Bay, estamos a 4 paradas de metro, queremos ver los arboles de Marina Garden Bay. Para no tener movidas familiares y tener nuestros nervios en su sitio decidimos cenar algo antes de ver los arboles. Vamos hacia el centro comercial que hay debajo del hotelaco. Vemos que hay un foodcourt y vamos a buscarlo. Es sábado y se nota porque hay hondonadas de gente. No cenamos muy allá, el personal infantil tiene mucha hambre, cansancio y poca paciencia. Noodles variados para tod@s y un estacazo de helado (por aquí nos daremos cuenta que al igual que la cerveza, los helados son un autentico pastizal) Ya con los estómagos y la paciencia más saciada nos vamos hacia los arboles. Hay que andar un poquito desde el metro pero vas viendo las vistas de la bahía que realmente son muy bonitas, la noria gigante, el hotelaco, los arboles de fondo….Reconozco que me desilusionan un poco ya que esperaba un despliegue de luces de colores y resulta que hay varias lucecillas encendidas.

Estamos agotados y maread@s por el sueño, menos Lola que con el helado va de subidón. Volvemos al hotel, duchas e intentamos peli pero en 5 min estoy KO. Son casi las 24 y aguantamos en la cama hasta casi las 10!! Toma ya!! Esto que nos llevamos para el cuerpo… jejeje

4 de agosto de 2019

Singapur

Casi las 10, nos levantamos y vamos a investigar donde desayunar. El restaurante del hotel no nos atrae nada de nada. La noche anterior habíamos visto que hay una especie de foodcourt, “FoodRepublic”. Hay un sitio que parece que pueda tener un buen café. Tostadas, café y fruta para nosotr@s. Lola quiere makis, hay un sitio de sushi con buena pinta. Al final terminamos tod@s haciendo una especia de brunch. Más sushi para tod@s (California Rolls y más makis.

Si no es porque Lola se lanza no terminamos haciendo este ¡¡súper Brunch!!

Subimos al hotel a preparar la mochila y entre unas cosas y otras terminamos saliendo a las 12 de excursión. Nos lanzamos hacia el barrio Indio, hemos visto que se puede ir andando desde el hotel y para allá vamos. Hace bastante calor pero vamos disfrutando de lo que nos vamos encontrando por el camino, hoy muchas cositas muy distintas a lo que estamos habituados a ver y más nosotr@s que vivimos en un pueblo ;-). El Barrio resulta ser muy colorido y no tener mucha gente. Lola juega en un parque infantil (me llama la atención que las indianas están metidas debajo de los columpios)Damos un paseo y disfrutamos de todo el color, las fruterías, los puestos de especias, Lola de las jugueterías…. Hace mucho calor y empiezan a caer cuatro gotas por lo que con las mismas nos vamos hacia Chinatown esta vez en metro.

En Chinatown parece que está cerrado pero callejeando encontramos las calles más bulliciosas. Entramos a un templo y por dentro no resulta ser gran cosa. Mucho calor, son casi las 15 y decidimos parar a tomar algo fresco en un Starbucks (no es algo muy sostenible lo sé pero cuando viajes resultan tener espacios cómodos para poder descansar un rato). Aunque hemos hecho brunch mañanero, Lola empieza a tener hambre. Nosotros tomamos un té helado y Lola una hamburguesa.

Una vez descansados y pasados por el baño nos vamos directamente a comprar agua, por aquí vale más de la mitad que en el 7eleven.

Desde aquí cogemos el metro (que nos movemos fenomenal con el) y nos vamos hacia el parque infantil acuático en Marina Bay. Es un sitio muy chulo con aspersores y duchas donde refrescarte.

Además hay columpios muy variados con puentes colgantes de madera, un camino de columpios muy divertido, un jardín de cactus que a Lola le entusiasma. Yendo hacia el metro coincide que empieza un espectáculo de teatro y nos quedamos a verlo. Metro nuevamente y hacia el hotel, hay que decir que le estamos sacando partido a la tarjeta de transporte.

Hacemos parada de cambio de ropa húmeda y descargar peso. Un ratito de descanso y nos vamos al “Bugis Street Market” No nos gusta ya que son varios callejones de un mercado con souvenirs a tutiplén. Con las mismas nos volvemos a cenar a “FoodRepublic”. Lola toma un arroz con unos pescados y pollo rebozados (que mal come Lola por aquí….:-( ) Juank tallarines con pato y yo un Bowl de no noodles con verduras que elijo de un mostrador. Escojo una con forma de flor verde que resulta estar de lo más amarga. Sinceramente no me gusta demasiado el bowl porque tiene demasiado liquido, para la próxima vez que volvamos por Singapur me enteraré de que los puedes pedir también modo seco… Vamos a por un helado. Tomamos uno que se llama “Black Hawaii” Sabemos que lleva coco y algo más pero no le sacamos el sabor.

Con las mismas nos vamos a la habitación, mañana es el cumple de Lola y queremos descansar. Aunque no descansaremos mucho, el jet las nos afecta a tod@s y a las 2 estamos tod@s despiert@s. Lola se duerme a la hora, Juank vuelve a pegar ojo y yo una horita más hasta las 7 que suena el despertador.

5 de agosto de 2019

Singapur

A las 7 en píe!! Yo me lavo el pelo y estamos listos a las 7:25 aprox que despertamos a Lola con la canción que nos pidió de Chayane y el cumpleaños feliz… 😀 A las 7:40 estamos en el metro junto con tod@s los Singapurienses que van a sus trabajos. A Lola la hemos dicho que vamos a desayunar a un sitio chulo pero todavía no sabe donde.

Llegamos a la ultima parada donde tenemos que buscar el bus. Son las 8:35 y decidimos tomar un taxi para no llegar tarde al “Wild Breakfast”. Llegamos justo a las 9 y ya hay bastante gente. Menos mal que hemos cogido el taxi porque no hubiéramos llegado. Nos da un poco de bajón pensar que nos darán una mesa muy lejos de los orangutanes, pero resulta que ellos te colocan por orden de reserva y nos toca una mesa muy cerquita de donde saldrán los orangutanes. El desayuno es buffet (lo hemos pagado a base de bien) y desayunamos como para no comer :-P.La gente del zoo vienen con un pastel y una vela y la cantan cumpleaños a Lola, sinceramente me emociono yo más que ella (jajjaja).

Hacemos la cola de rigor para hacernos la foto con la familia de orangutanes, está todo muy controlado, línea donde ponerte, un tipo detrás controlando que no te pases más de la cuenta. Una persona con la cámara profesional del zoo y otra que te coge tu cámara y te hace la foto. También hay un chico con una serpiente para que la toques y te hagas fotos si quieres.

Empezamos el tour de animales, algun@s nos gustan mucho y otros nos dan mucha pena. Aunque este sea uno de los mejores zoo del mundo no deja de ser un zoo y algun@s los tienen muy sol@s. Hace mucho calor y aún así vemos tooooodos los animales, a eso de las 15 pasamos por la tienda del zoo para que Lola decida que peluche quiere de regalo para su cumple. 

La vuelta se nos da muy bien con los buses y el metro, aunque tardamos 1h y 20 minutos en llegar al hotel. Hacemos parada en el FoodRepublic para picar algo, Lola aunque nos hemos puesto “tocinos” ella tiene hambre. Se toma un sandwich y nos subimos a echarnos una siestecita controlada de una hora, mientras ella ve dibujos.

Una vez activos otra vez cogemos el metro y vamos hacia el parque acuático infantil. Llegamos después de las 19 y vemos que está cerrado, los lunes cierran por mantenimiento y además, si no hubiera sido lunes también ya que cierran a las 19 todos los días. Damos un paseo intentando no enrarecernos.

Vemos que empieza el espectáculo de las luces de los arboles. Al parecer son todas las noches a eso de las 19:45. Dura un rato y es muy chulo.

Cuando termina nos vamos a cenar sushi a ¿adivina?… “FoodRepublic” (nos tenían que haber hecho tarjeta de descuento) Nos ponemos hasta arriba de sushi y una cervezuela también cae. Le volvemos a cantar cumpleaños a Lola con un pollito de sushi.

Cuando terminamos vamos a la búsqueda de un helado para rematar la faena a Chinatown. Bicheamos un supuesto hotel más nuevo e igual de precio que el nuestro. Supuestamente ya que una vez en el hotel y al intentar hacer la reserva veremos que el precio que indica es por noche y no por dos días…. Bajón nos tocará volver al mismo.

Son las 10:30, se nos ha hecho un poco tarde, colocamos maletas, duchas y a dormir ZZZZzzzz..

6 de agosto de 2019

Singapur- Ubud

Nos levantamos a las 7:00 y bajamos a desayunar al FoodRepublic. Tranquilamente volvemos a por las maletas y nos vamos hacía el aeropuerto. Juank va el trayecto charlando con unas señora contándose sus vidas jejje. Lola y yo repasando las fotos del día anterior en el zoo. El aeropuerto se nos da genial, este metro es una pasada de efectivo. Solicitamos la devolución de las tarjetas de transporte.

A la hora de facturar está todo muy automatizado, tú sacas tus etiquetas y las pones en las maletas. Las llevas a la cinta donde hay una persona que te termina de ayudar a poner las maletas. El avión sale en hora, Lola se duerme todo el viaje, se despierta sólo para comer. Llegamos a Bali a las 15, tardamos 1h y 30 min en salir. Hay que pasar 2 controles de inmigración con bastante espera. 

El taxi del hotel nos espera y tardamos casi 2 horas en llegar a Ubud, hay un tráfico terrible.

El hotel está bastante bien, Green Bird Villa, la habitación es grande y está limpia. Colocamos un poco y nos vamos a buscar la cena. Andamos entre las calles algo rotas, mucho ruido y muchísimo tráfico de motos. El hotel resulta estar bastante alejado de la zona más céntrica. Juank ha visto un restaurante muy chulito y hacia allí queremos ir.

Llegamos a Kafe, es un restaurante de comida eco y vegetariana. Por dentro está muy bien. Por fin comida fresca!! Me tomo una ensalada de quinoa que me sabe a gloria. Empezamos a conocer la que será nuestra patrocinadora durante el viaje, la cerveza Bintang. Volvemos bicheando tiendas al hotel, este pueblo es un “healthy pueblo”, lleno de artículos muy healthys, artículos de yoga,…

Intentamos peli, pero en mi caso me duermo al minuto ZZZzzzz….

Me vuelvo a desvelar pero me duermo en 1h aprox.

7 de agosto de 2019

Ubud

Juank está despierto desde las 7, nosotras aguantamos hasta casi las 9. Bajamos a desayunar al jardín, café Balines (a tope de posos), huevos (hoy fritos), tostadas de pan de molde integral, crep con su plátano dentro y fruta variada (piña, sandia y papaya) Hoy nos queremos tomar la mañana de relax, desde que estamos de vacaciones es un no parar y hoy nos apetece no hacer nada. Bueno más bien hacer lo que a cada uno nos pida el cuerpo. Escribir, bañarnos, leer…. relax.

A eso de las 12:30 nos pica la curiosidad y decidimos salir a investigar. Primer punto de visita, Monkey Forest. Es un poco agobiante tanto mono suelto y tanta gente inconsciente queriendo hacerse una foto con los monos a toda costa. Damos un paseo por el parque. Yo voy con el miedo pintado en la cara, la verdad es que no me hacen ninguna gracia estos monos (y mira que me chiflan…) porque están de vuelta y no me fió de ell@s. Yo que voy tan precavida intentando no acercarme casi le piso a uno el rabo sin querer aggg!!

Salimos del parque y nos vamos a buscar algo ligero para comer, Juank mira en la Lonely Planet y ve un restaurante relativamente cercano (Three Monkeys)que tiene buenas reseñas. Lola pizza, Juank un curry y yo me la juego con una ensalada. El restaurante tiene una zona verde interior de lo más tranquila, al menos salimos del bullicio de la calle principal. Seguimos el paseo por la calle del Monkey Forest hasta el mercado y el Palacio. Demasiada gente y empezamos a agobiarnos. Vamos yendo hacia nuestro hotel que está bastante alejado, unos 30 minutos andando, vamos un paseo para el calor que hace. Lola la verdad que aguanta genial.

Juank se queda dándose un masaje, Lola y yo nos vamos al hotel a darnos un bañito. El agua está que corta, me baño por no desilusionar a mi pequeña ser pero aguanto dentro 1 minuto. Lola aguanta un poco más pero enseguida nos subimos, aquí hay mucho verde y yo me empiezo a agobiar por los mosquitos. Nos duchamos y esperamos a Juank para salir a cenar.

Vamos a otro de los sitios recomendados en la guía (Who´s who). Algo mosquead@s pero se nos pasa pronto. El sitio acaba siendo un poco desastre, ya se sabe cuando entras mosqueado parece que todo se tuerce… tardan un montón en atendernos, no tienen apenas comida vegetariana, nos ponen a la salida de la cocina, nos cobran un 3% más por pagar con tarjeta….. en fin no ha sido buena elección.

De vuelta al hotel. Hoy nos dormimos rápido….

8 de agosto de 2019

Ubud

Seguimos durmiendo regular, noche de más desveles…..

Desayunamos, el desayuno es muy simple la verdad… (aunque ahora no lo sabemos pero resultará ser uno de los mejores… 😉 )

Planeamos ruta y Juank sale a buscar un conductor. A eso de las 11:30 montamos en el taxi y vamos a visitar:

Mercado de Kusawati que nos apetecía mucho, nos encantan los mercados y si son de comestibles mucho mejor. Este es de souvenirs, está muy tranquilo, no hay demasiada gente y l@s vendedor@s no te agobian demasiado. Primero nos ha llevado a otro de los de comprar y comprar… y la verdad me siento abrumada con tanto acoso. Lo siento por ell@s pero no somos muy consumistas y tanto nos satura.

Elephantcave. Es un lugar de retiro para Shiva Priest y monjes budistas. Goa Gajah se encuentra en el lado oeste de Bedulu Village.Dentro de la cueva hay agujeros, como un lugar para guardar el equipaje mientras los dueños hacen la meditación. En un lado de su extremo, hay una estatua de Ganesha, un Dios del Conocimiento, y en el otro extremo hay tres signos, como un símbolo del hombre. En el patio delantero de la cueva hay una piscina de agua como lugar de baño, que se divide en tres partes, decoradas con seis grandes estatuas. 

Arrozales. Muy muy concurridos, los vemos 5 minutos desde la carretera casi. No se puede sacar ni una foto sin tener docenas de personas alrededor. Por todos estos puntos tan turísticos hay instalaciones para hacerte fotos, corazones, columpios…. En fin, nosotr@s no somos de estas turistadas y con las mismas nos vamos.

Plantación de Café. Este punto aunque es extremadamente turístico también nos hace más gracia. Tienen un chiringuito donde te muestran como se hace el café tipico. Escribir un poco. El conductor (Bun) es muy majete y conduce bastante bien. Aunque nos recomienda una turista de restaurante tremenda…. Cuando se lo digo su respuesta es “tu eres turista”, pues y no le falta razón pienso yo. Volvemos a las 17:30 agotad@s…

Lola y Juank se pegan un baño (yo hoy no me dejo engañar 😉 ) Duchas y rato de descanso para tod@s. Hoy me toca elegir a mí sitio para cenar, tengo ganas de introducirme en la comida balinesa y elijo un warung que también está recomendado. Biah Bah, hemos pasado por el varias veces y siempre está muy concurrido. De echo a nosotr@s nos toca esperar. Aprovecho la espera para ir a investigar el centro de yoga (Yoga Barn). Resulta estar al final de un callejón que siendo ya de noche está muy muy oscuro… me da un poco de miedo de inicio.. pero al final me armo de valentía (o inconsciencia…) y voy hasta el final. Me encuentro un oasis de paz y tranquilidad. Me dan una copia de los horario y clases para poder decidir a que clase venir. No hay que reservar, sólo estar 30 minutos antes de que comience la clase y chin pun. Vuelvo al restaurante y los chiquillos siguen esperando, aunque enseguida nos dan mesa. Cena Balinesa para tod@s. Lola y yo arroz con verduras y huevos. Juank noodles y unos entrantes súper ricos para compartir. Todo con Bintang of course!! Helado de postre para Lola.

Con las mismas nos vamos tranquilamente al hotel, yo pensando como organizarme para ir a la clase de yoga.. A dormir!!!