Finde previo a Semana Santa, nos pica el gusanillo furgonetero y nos escapamos a La Granja de San Ildelfonso. Estamos a menos de una hora de casa y sale un plan muy disfrutón de fin de semana. Solemos llegar a media tarde y podemos dar un paseíllo con Zuma por el robledal camino al Chorro.

Llegamos con la energía de prepararnos una pizza en la furgo, hacemos intentona de ver una peli en familia pero la energía no estira más y a la cama pronto. Los viernes estamos desfallecidos de toda la semana y solemos caer redondos.

El sábado tranquilamente desayunamos, hemos estado “bicheando” el tiempo para ver donde poder irnos en Semana Santa, a mí me apetece mucho Navarra pero el tiempo no acompaña… Bueno ya veremos donde nos depara el destino y la meteo, es lo bueno de ir con la casa en la espalda 😉

A las 12 nos ponemos en marcha a buscar un nuevo sector de escalada que la vez anterior no conseguimos encontrar. En esta ocasión Juank trepando y haciendo avanzadilla lo localiza sin problema. Estamos sol@s, el pié de vía es estupendo y pasamos una mañana de lo más slow. El tiempo está soleado y la temperatura ni frío ni calor. Escalamos tod@s un rato, hacemos para de picnic y nos comemos nuestros súper sandwiches, cada uno personalizado al gusto.

Bajamos a la furgo y nos vamos hacia Valsaín. Sorprendentemente está bastante solitario. Yo me pego una duchita para poderme echar la siesta de total relax…..me dejo atrapar por Morfeo y ZZZzzzz…

 Cuando me levanto, tomamos un té y algo dulcecito que ¡¡nos lo hemos ganado oiga!! Coincidimos con un@s colegas furgoneter@s, Lola y Juank se van a dar un paseo con ell@s y yo me quedo leyendo y haciendo un curso, ¡¡¡planazo para tod@s!!!

A la vuelta se duchan mis chiquis y preparamos una pasta rápida con verduras. La pasta con verduras es nuestro hit furgonetero, cuando no sabemos que hacer siempre es una solución estupenda.

 Vemos peli y cuando ya no podemos más pues tod@s a la cama, yo quiero madrugar mañana 😉  

Me levanto tempranito y me voy a correr con Zuma. Cuando ya estoy fuera de la furgo me doy cuenta de que está lloviendo y yo no he traido impermeable…. agggg ¡¡¡pues a mojarse toca!!!. Salgo con el propósito de que cuando ya esté calada me doy la vuelta, aguanto casi casi todo el recorrido que tenía previsto. Ya en la furgo me pego una ducha caliente que vengo empapada.

Desayunamos tranquilamente, recogemos y para casa. Queremos llegar pronto que la Semana Santa es dentro de tres días y queremos dejar la furgo lista nuevamente.

¡Estos findes molan mucho!